Guía para cuidadores: Familia y vida social

Son muchas las personas que en estos momentos están cuidando de un familiar cercano que no puede valerse por si mismo.
En algunos casos esta circunstancia es breve y temporal y en otros la necesidad de cuidado se prolonga durante meses y años.

Cuidar de una persona que no puede hacerlo sola, es una tarea difícil y cansada. Por eso hay que prepararse, hay que "entrenarse" física y emocionalmente, para que esto no afecte a nuestra salud.
El cuidado debe ser compartido. Por tanto, el buen ambiente familiar es básico cuando hay que asumir el cuidado de uno de los miembros. Nuestra relación de pareja y las relaciones con nuestros hijos e hijas, hermanos y hermana, cuñados y cuñadas, se convierten así en fundamentales.
En estas recomendaciones de la Junta de Andalucía se orienta al cuidador sobre lo cuidades que debe prestar al enfermo y también recomendaciones a seguir para el cuidado de si mismo.


Comentarios 0

Sin comentarios

Estadísticas

Aviso

La información recogida en Salupedia está dirigida a complementar y enriquecer, pero nunca reemplazar, la relación entre médico y paciente, y no está destinada a sustituir una consulta reglada y personal con un médico o profesional de la Salud.